Los mejores chistes cortos

Los mejores chistes cortos Galería

Podemos definir al chiste como una pequeña historia hablada o escrita de manera ocurrente para lograr hacer reír a los demás, con juegos verbales y tintes burlescos que logran una situación cómica gracias a su ocurrencia.

Dentro de los mejores chistes cortos podemos encontrar los conocidos blancos, puros o de salón, cuyas pequeñas historias son sin ninguna clase de ofensa o palabra obscena, mientras que los chistes “colorados“ o rojos tienen toda la intención de utilizar palabras altisonantes y de tipo sexual que también pueden resultar graciosos, pero no para todo tipo de audiencia y, finalmente, los chistes negros, que se enfocan en gran medida a enfermedades o problemas de otras personas, haciendo un chiste de ello.

No todos los chistes son buenos o malos, por ello vamos a descubrir cuáles son considerados los mejores chistes cortos del mundo, de acuerdo a la ocurrencia y originalidad de cada uno de ellos, logrando sacar una pequeña sonrisa de quien los escucha o los lee.

En varios países del mundo podemos encontrar los mejores chistes cortos que nos causarán una gran sonrisa

En varios países del mundo podemos encontrar los mejores chistes cortos que nos causarán una gran sonrisa

Existen chistes que han trascendido fronteras y han logrado colocarse en el gusto de muchas personas, siempre modificándolo para que se logre entender en la cultura de otro país. Los mejores chistes cortos del mundo tienen que ver con temas políticos, deportivos, científicos, cotidianos, sobre ancianos, machismo, feminismo, realidad social, etc, logrando expresar el humor inigualable del ser humano.

Algunos de los mejores chistes cortos del mundo provienen de países como Brasil, en donde cansada de esperar al final de la fila para entrar al Arca de Noé, una pulga brinca de animal en animal para acercarse al frente, finalmente aterriza en el lomo de un elefante. —¡Lo sabía! —le dice el paquidermo, irritado, a su pareja—. ¡Ya empezaron con los empujones!.

Alemania: En una feria, un hombre se topa con la tienda de campaña de una adivina. Pensando en pasar un buen rato, entra en ella y se sienta. —Puedo ver que es padre de dos —dice la vidente, mirando su bola de cristal._—¡Ajá! eso es lo que usted cree —dice el hombre con desdén—. Soy padre de tres.—¡Ajá! —dice la adivina—. Eso es lo que usted cree.

Argentina: Una pareja de ancianos va a un restaurante de comida rápida, donde con cuidado divide en dos la hamburguesa y las papas fritas. Un camionero siente pena por ellos y se ofrece a comprarle a la esposa su propia comida. —No se preocupe —dice el anciano—, nosotros compartimos todo._Unos minutos después, el camionero se da cuenta de que la esposa no ha probado bocado._—De verdad no me importa comprarle su propia comida —insiste._—No se preocupe, ella comerá su parte —le asegura el anciano—. Lo compartimos todo._Poco convencido, el camionero le pregunta a la esposa:_—¿Por qué no come?_—¡Porque estoy esperando a que mi esposo me preste la dentadura!.

Uno de los mejores chistes cortos viene de Rusia, en donde dice Dios: Debido a la recesión económica actual, para ahorrar costos de energía se apagará la luz al final del túnel.

Los mejores chistes cortos del mundo contienen gran originalidad

México no puede quedarse atrás en los mejores chistes cortos del mundo, como cuando un niño le dice a su mamá: Mamá, mamá, en la escuela me dicen interesado._¿y por que te dicen así?_si me das $5 te lo digo, o como aquel en el que un Eyaculador precoz busca mujer para... bueno, ya da igual.

En Polonia encontramos uno de los mejores chistes cortos, en donde Estanislao yace en su lecho de muerte. A su alrededor se encuentran sus seres queridos. Al acercarse el momento final, alcanza a murmurar: —Debo contarles mi mayor secreto.- Su familia lo anima a continuar. -Antes de casarme lo tenía todo —dice Estanislao—, autos deportivos, mujeres hermosas, muchos amigos y una gran fortuna. Pero un amigo mío me aconsejó: “Cásate y forma una familia. De otro modo, no habrá nadie que te dé a beber un vaso de agua en tu lecho de muerte”. Así que seguí su consejo y dejé de salir a divertirme. Cambié a las mujeres por mi esposa y a las cervezas por alimento infantil. Vendí mi Ferrari e invertí en fondos para la universidad. Y aquí estoy. Pero, ¿saben una cosa?—¿Qué? —preguntan sus familiares._—¡Ni siquiera tengo sed!.

Y finalmente, uno de los mejores chistes cortos del mundo es originario de Estados Unidos, en donde un sacerdote, un ministro y un rabino quieren saber quién de ellos es mejor en su trabajo. Se internan en el bosque, encuentran un oso e intentan convertirlo. Más tarde se reúnen los tres. —Cuando encontré al oso —dice el sacerdote— le leí el catecismo y lo rocié con agua bendita. La próxima semana hará su Primera Comunión._—Yo encontré a un oso —cuenta el ministro—, y le prediqué la palabra de Dios, el oso quedó tan sorprendido que me dejó bautizarlo._Ambos voltean a ver al rabino, quien yace en una camilla rodante, con todo el cuerpo enyesado._—Pensándolo bien —exclama el rabino—, quizá no debí haber comenzado con la circuncisión.

Más artículos como este
Discusión
blog comments powered by Disqus
Otros están ahora leyendo